viernes 23 de febrero de 2024 - Edición Nº1906

Derechos Humanos | 3 feb 2024

Colombia; Para la Guerra ¡Nada!

Para la guerra ¡nada!

Como instancias plurales de la sociedad civil, Defendamos La Paz y la Mesa Nacional de Interlocución Social por la Paz convocan a toda la ciudadanía, a los gobiernos locales y nacional, a las organizaciones sindicales, gremios, iglesias, comunidad internacional, ciudades y territorios, instituciones públicas y privadas, a rodear los procesos de construcción de paz.


Por: Agencia Pressenza.

Llamamiento urgente por la paz y la vida
No más asesinatos de líderes, lideresas y firmantes de paz

Como instancias plurales de la sociedad civil, Defendamos La Paz y la Mesa Nacional de Interlocución Social por la Paz convocan a toda la ciudadanía, a los gobiernos locales y nacional, a las organizaciones sindicales, gremios, iglesias, comunidad internacional, ciudades y territorios, instituciones públicas y privadas, a rodear los procesos de construcción de paz, y a exigirles a los actores armados que hoy están asesinando a nuestros líderes, lideresas y firmantes de paz, que –de una vez y para siempre– dejen de matar.

El clamor colectivo es: No más violencia. Somos comunidad, defendemos la paz y la vida, pensamos que todas las balas son perdidas y que todas las vidas merecen ser vividas.

Porque entendemos el duelo como algo que no es estático, y que debe generar movilización y acción, invitamos a celebrar un duelo colectivo el martes 20 de febrero de 2024, a las 5:00 p.m. en la Plaza de Bolívar de Bogotá, y en las distintas plazas de las regiones de Colombia. Acogemos las palabras de Judith Butler:

«La pérdida nos reúne a todos en un tenue ‘nosotros». Por eso los y las invitamos a ser parte de ese nosotros y nosotras que será fuerte, si todos y todas nos sumamos. Si a todos y todas nos duelen los 412 firmantes de paz y los 1607 liderazgos asesinados.

«Un duelo se elabora cuando aceptamos que vamos a cambiar a causa de la pérdida sufrida». Urge en Colombia, cambiar la violencia por la paz; la dureza de la muerte, por la cultura de la vida. Urge que los actores armados comprendan que la práctica de la violencia no representa al pueblo. Por el contrario, lo hiere donde más le duele: en su propia gente y en la esperanza de la reconciliación.

Siete (7) masacres cometidas, y cuatro (4) firmantes y once (11) líderes asesinados en enero del 2024 dejan muy claro que no basta con decir que se tiene voluntad de paz. A la paz hay que hacerla visible y verdadera, con hechos, con decisiones y evidencias. Esa es nuestra exigencia. Una exigencia que trasciende el rechazo a la violencia, a invita a todos y a todas a comprometerse, en serio, con la construcción de un país en paz.

«Para la guerra, ¡nada!»

Movimiento Defendamos la Paz
Colombia, 30 de enero de 2024

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias