jueves 18 de abril de 2024 - Edición Nº1961

Internacionales | 26 mar 2024

Urgente, La Paz en primer lugar

¡Nuestro clamor de protesta no debe llegar demasiado tarde!

La humanidad se confronta a un casi inminente trayecto hacia una guerra termonuclear. Ciertamente, el poder unimundista desesperado ante el despertar del Sur global, nos amenaza como una bestia herida dando sus aletazos de ahogado, aunque con estos hunda al mundo. Ahora está empeñado en exacerbar conflictos bélicos hasta, tal vez, un punto de no retorno.


Por: Agencia Pressenza.

Martin Luther King (Imagen de Wikipedia)

Llamado urgente de la CIP e Instituto Schiller

La humanidad se confronta a un casi inminente trayecto hacia una guerra termonuclear. Ciertamente, el poder unimundista desesperado ante el despertar del Sur global, nos amenaza como una bestia herida dando sus aletazos de ahogado, aunque con estos hunda al mundo. Ahora está empeñado en exacerbar conflictos bélicos hasta, tal vez, un punto de no retorno.

No culpemos ni a Rusia, ni a China, es la estructura de este poder oculto detrás del imperio unimundista, del Occidente colectivo, (EU, Inglaterra y la OTAN), quienes están dispuestos a mandar al mundo al despeñadero, junto con ellos.

Son ellos contra nosotros. Somos nosotros, la población del mundo trasatlántico, quienes tenemos que reaccionar, pero si no reaccionamos, entonces nosotros somos el problema. Por eso, ¡Nuestro clamor de protesta no debe llegar demasiado tarde! Si seguimos esperando a “ver qué pasa”, si queremos que los de la “estructura de poder militar-monetario” entren en razón, llegaremos demasiado tarde para detener la última guerra de la humanidad.

Por: Comisión Internacional por la Paz e Instituto Schiller (*)

23 de marzo de 2024.- Esta declaración fue presentada en la reunión del viernes, 22 de marzo del 2024 de la Coalición Internacional por la Paz (CIP), donde su distribución inmediata a nivel internacional fue un tema central del debate.

Ahora nos enfrentamos con el hecho de que el mañana es hoy. Nos enfrentamos a la urgencia impetuosa del ahora. En este enigma constante de la vida y de la historia, hay algo que es llegar demasiado tarde”. Rev. Dr. Martin Luther King, Jr.

Dejémonos de rodeos. El mundo se halla ahora mismo en un trayecto directo y corto hacia la guerra termonuclear. No culpes ni a Rusia, ni a China. Nosotros, el mundo transatlántico, somos el problema, y con nosotros está la solución. Si seguimos esperando a “ver qué pasa”, si queremos que los de la “estructura de poder militar-monetario” entren en razón, llegaremos demasiado tarde para detener la última guerra de la humanidad. El momento de actuar es ¡ya!

Necesitamos el máximo clamor contra la guerra que el mundo haya visto jamás. Por lo tanto, la Coalición Internacional por la Paz (CIP) declara una movilización de alerta roja. La guerra por la humanidad debe ganarse ¡ya!, antes de que se libre la guerra final, la guerra contra la propia humanidad. Tenemos que llevar a cabo, ya, manifestaciones, boicots y denuncias de los mercaderes de la muerte, cartas y declaraciones de las instituciones y para las instituciones, vigilias y todas las acciones directas no violentas, creativas, imaginables para impedir la cita del mundo con el día del juicio final.

El domingo 17 de marzo, al término de las elecciones presidenciales rusas, Vladímir Putin, en respuesta a la pregunta de un periodista sobre los comentarios del presidente de Francia, Macron, del 26 de febrero, respecto a que no se podía descartar el despliegue de tropas terrestres de la OTAN en Ucrania, dijo: “Todo el mundo tiene claro que esto supondrá estar a solo un paso de una Tercera Guerra Mundial a gran escala. Yo creo que esto no le interesa a casi nadie”. Sin embargo, como dijera una vez el difunto político israelí, Abba Eban, “nunca subestimes el factor de la locura en la política”.

La Academia de Derecho Internacional Humanitario y Derechos Humanos de Ginebra enumera 110 conflictos armados en el mundo actual. Esto es el resultado del “orden basado en reglas” imperial de hoy día. La obscenidad de la guerra en Gaza, que justifica que decenas de miles de niños sean asesinados en masa por delitos y causas de los que son totalmente inocentes, exige que nos levantemos y actuemos. Hay que desbaratar los planes de los mercaderes y emisarios de la muerte, que aseguran que “hay que destruir Gaza (o, para el caso, Ucrania) para salvarla”.

La fundadora de la Coalición Internacional por la Paz, Helga Zepp-LaRouche, dijo: “Está surgiendo un nuevo orden económico mundial, en el que participan la gran mayoría de los países del Sur Global. Ellos han proclamado: ¡Se acabó el colonialismo! Las naciones europeas y Estados Unidos no deben luchar contra este esfuerzo, sino que, uniendo sus manos a las de los países en desarrollo, ¡deben cooperar para que la próxima época del desarrollo de la especie humana se convierta en un renacimiento de las expresiones más elevadas y nobles de la creatividad”.

Esto no se puede hacer en un mundo dominado por la guerra. 

¡Elige a la humanidad en lugar de la guerra!

Plan Oasis para Gaza, ¡no al genocidio!

¡Alto a la guerra de la OTAN contra Rusia!

(*) Sara Madueño Paulet, quien comparte este llamado, es presidente del Instituto Schiller en Perú, miembro del CIP y colaboradora de PRESSENZA. https://youtu.be/7FdPJixhFko?si=QWpGHTRXNq30UPVf

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias