sábado 18 de mayo de 2024 - Edición Nº1991

Actualidad | 7 may 2024

IPS; Modificaciones para una Jubilación Insuf

Hacia una Jubilación Miserable

La decisión del Consejo de Administración del Instituto de Previsión Social (IPS) de establecer en 50% el haber mínimo jubilatorio, cuando anteriormente era del 75%, es una medida que apunta a erosionar aún más las condiciones de vida para las nuevas generaciones de jubilados que accederán a una prestación completamente insuficiente.


Por: Asociación Nacional de Asegurados al IPS. (ANAIPS)

Sumate a la Asosiación Nacional de Asegurados del IPS para construir juntos una herramienta al servicio de la lucha hasta lograr una previsional que nos brinde un trato y servicios dignos.

La decisión del Consejo de Administración del Instituto de Previsión Social (IPS) de establecer en 50% el haber mínimo jubilatorio, cuando anteriormente era del 75%, es una medida que apunta a erosionar aún más las condiciones de vida para las nuevas generaciones de jubilados que accederán a una prestación completamente insuficiente.

Esta decisión no se condice de ningún modo con la finalidad de un sistema previsional que debiera garantizar la mejora constante de la calidad de vida de los futuros jubilados, al contrario, si hoy día el salario mínimo en nuestro país requiere un reajuste del 40 % atendiendo al costo de vida producto de la inflación y otros factores, no es difícil imaginar cómo se evaporaría el 50% del valor del salario mínimo actual que ya de por sí es una miseria.

Las autoridades justifican que la medida es necesaria para que los recursos del Fondo de Jubilaciones y Pensiones de la previsional sigan siendo suficientes, no solo para mantener el cumplimiento del pago de los haberes actuales, sino también para seguir contando con fondos para los futuros jubilados. Este argumento falaz no tiene pie en la realidad. En primer lugar el 75% sobre el valor del salario representa una ínfima parte de los egresos (7,4 %). Además los egresos de la institución son inferiores a los ingresos por aporte y lo cual es contrastable con los propios reportes de la previsional.

¿Cuáles son los verdaderos factores que ponen en peligro los fondos jubilatorios? 

En primer lugar, la corrupción. No hay un solo empresario ligado a las licitaciones amañadas, malversaciones etc., que esté en la cárcel y con sus bienes embargados junto con los miembros de los Consejos de Administración de otros periodos. ¿Pero por qué no hay ningún procesado? La respuesta es muy sencilla, la impunidad se da porque la continuidad de los negociados se dan entre los actuales administradores y los mismos empresarios que parasitan el ente hace años. Es evidente que los administradores no insistirán con denunciar a quienes hoy son útiles para seguir con la corrupción en la previsional.

La insistencia en torno a la necesidad de depurar las deudas con las farmacéuticas antes de pagar atendiendo a las sobrefacturaciones y otros hechos de corrupción quedó en la nada. No sólo no se hizo la depuración previa, sino que se avanzó con la famosa Ley Samaniego que endeudó a la previsional por más de 250 millones de dólares (colocando el presupuesto de salud y maternidad como garantía). Nadie sabe qué pasó de aquella suma, a qué sectores de la industria farmacéutica se les pagó, cuánto se pagó a cada una etc. Sin embargo, paradójicamente la deuda hoy ronda los 600 millones de dólares sin explicación alguna.

En segundo lugar, y ligado a lo arriba expuesto, está la usura del sistema bancario. Los aportes de la previsional al diversificar las inversiones se colocan en distintos bancos de plaza a un interés absurdo, pero ante las necesidades de distintos ordenes esos bancos prestan dinero al Instituto, es decir, le prestan la misma plata depositada pero a intereses que duplican a los que se fijan en torno a los depósitos.   

La timba financiera no sólo opera a través de los bancos, sino lo más probable es que hoy el IPS esté financiando al Estado a través de las compras de bonos de manera indirecta. Hace unos meses atrás el gobierno se jactaba de haber colocado nuevos bonos a intereses convenientes, sin embargo nada decían sobre los tenedores de los bonos. La sospecha es que el financiamiento se hizo a través de los mismos bancos que tienen los depósitos del IPS y fundamentalmente los bancos relacionados con el cartismo como BASA y UENO. Estos bancos se "arriesgan" con la compra de esos bonos estatales, pero el riesgo se asume en realidad con el dinero de la previsional allí depositados. Se financia al Estado y se hacen negocios con la usura que representan estos negocios. 

En tercer lugar, está la evasión al aporte obrero patronal. Los datos oficiales hablan de más del 60% de evasión. Aquí existen dos grupos de empresas, las que efectivamente tienen en la informalidad total a sus empleados sin intención de registrarlos y aquellos que descuentan a los trabajadores el seguro social y no giran a la previsional.  La falta de políticas serias que sancionen a estos empresarios muestra la complicidad en los hechos del Estado con el empresariado.

Hoy día el ingreso de aportes en la previsional ronda entre los 98 a 100 millones de dólares de manera mensual, si existiese un combate frontal para reducir la evasión los ingresos podrían ser casi el doble de lo que hoy se recauda.

Pero a pesar de que todo estos datos hablan por sí sólo las autoridades no tienen ninguna intención de revertir esta situación atacando los problemas estructurales, sino que hacen cargar la crisis a los aportantes del seguro, colocando a los futuros jubilados ante una situación de angustia financiera cuando las exigencias que imprime la vida para la subsistencia son cada vez mayores.

¿Ante esta situación qué hacemos?

El único camino que tenemos es continuar fortaleciendo la organización para salir a luchar a las calles, está demostrado que no hay otra salida. A ejemplo de las y los estudiantes debemos irrumpir el escenario político para embretar a las autoridades para revertir tantos ataques contra el pueblo trabajador. 

Por eso te invitamos a sumarte a la Asosiación Nacional de Asegurados del IPS para construir juntos una herramienta al servicio de la lucha hasta lograr una previsional que nos brinde un trato y servicios dignos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias