sábado 18 de mayo de 2024 - Edición Nº1991

Derechos Humanos | 8 may 2024

Argentina; Maltrato a Trabajadores Rurales.

Argentina; Benetton denunciado por maltrato a trabajadores rurales

Benetton, la reconocida empresa textil italiana, tiene en Argentina prácticas mucho menos amigables que las que sugiere su colorida y sonriente publicidad multiétnica. A los reiterados incidentes y causas judiciales con comunidades mapuche y la apropiación ilegítima de recursos naturales, suma ahora una denuncia por las condiciones inhumanas en que viven sus trabajadores rurales.


Por: Annalisa Pensiero. Fuente: Agencia Pressenza

(Imagen de Noticias de Esquel; Patagonia, Argentina)

Benetton, la reconocida empresa textil italiana, tiene en Argentina prácticas mucho menos amigables que las que sugiere su colorida y sonriente publicidad multiétnica. A los reiterados incidentes y causas judiciales con comunidades mapuche y la apropiación ilegítima de recursos naturales, suma ahora una denuncia por las condiciones inhumanas en que viven sus trabajadores rurales.

En los años ‘90, con el gobierno de Menem, Argentina adopta de lleno el evangelio del libre mercado, iniciando un proceso de privatizaciones salvaje de los recursos del país.

En 1991 los hermanos Benetton compran –por un valor declarado de 50 millones de dólares–, 941.000 hectáreas de tierras en la Patagonia argentina. En esas tierras vivían, desde siempre, numerosas Lof (comunidades) mapuche, que repentinamente se vieron cercadas por alambrados y sucesivamente desalojadas.

Desde entonces, la empresa multiplicó sus negocios en el país, aplicando recursos en áreas como la explotación minera, forestal y de energía. Ese crecimiento no fue simple “mérito empresarial”:  contó siempre (y sigue contando) con la ayuda inestimable de funcionarios, políticos y jueces dispuestos a  ignorar, interpretar e inclusive cambiar la legislación vigente, en respuesta al dinero y el poder que la “familia” detenta.

Eso explica, por ejemplo, que hayan podido desviar el río Chubut hacia una de sus estancias, El Maitén, dejando prácticamente sin agua al pueblo del mismo nombre; o la desaparición de peones que denuncian abusos o piden mejoras salariales; o la multiplicidad de causas judiciales resueltas en su favor en tiempos récord, para apoyar la expulsión de las comunidades mapuche de las tierras que les pertenecen.

Esta semana los Benetton fueron denunciados por la UATRE (Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores), tras constatar las condiciones en que viven los peones que trabajan en su estancia Tecka.

En declaraciones a Noticias de Esquel, Eliana Montini, Secretaria General de la seccional local de UATRE, describió las condiciones de los puestos como “deplorables”.

En una zona de nevadas intensas y frecuentes, “tienen partes de paredes con nylon y cartón” dijo la gremialista, agregando que los peones “a veces quedan aislados por 20 días; no les llegan alimentos, no les llega la garrafa [de gas], no tienen luz eléctrica…”. Las instalaciones sanitarias tampoco existen: en todos los puestos los “baños” están afuera de las viviendas, y no son más que letrinas, un agujero en el piso, rodeados por tres chapas, en el mejor de los casos con techo.

La señora Montini explicó también que la deficiencia de esas mismas instalaciones fueron motivo de una acción judicial en 2015, de modo que hace más de 9 años que la reestructuración debería haberse completado. La situación afecta a por lo menos 50 empleados de los 80 que trabajan en la estancia. Luego, repasando las propiedades y la actitud de los Benetton, destacó: “imagínense que estamos hablando de un productor que tiene estancia Tecka, El Maitén, Leleque, Pilcaniyeu… estamos hablando de un productor que tiene más de 900.000 hectáreas y no es capaz de renovar 6 puestos de trabajo”.

La entidad gremial inició nuevas gestiones ante las autoridades laborales reclamando la reapertura de la causa de 2015.

Mientras tanto, y a pesar del silencio de los grandes medios, los hechos muestran que Benetton está muy lejos de ser lo que pretende su publicidad: ni transparencia, ni compromiso social, ni respeto por la diversidad. Una empresa que crece con prácticas oscuras, sostenidas en el tiempo, de violación de derechos de las personas y las comunidades.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias