sábado 22 de junio de 2024 - Edición Nº2026

Medio Ambiente | 11 jun 2024

La sociedad occidental moderna experimenta ca

Reducir el aislamiento privado: evitar el consumo innecesario y el trabajo superfluo

Estos cambios afectan la demanda, la forma de consumo y la oferta. En las grandes ciudades, el atractivo de la propiedad individual del automóvil está disminuyendo. Muchos han tomado conciencia de este fenómeno: la movilidad también es posible con buenos transportes públicos.


Por: Agencia Pressenza.

(Imagen de Ma's Kitchen | Boston Public Library (CC-BY 2.0))

La sociedad occidental moderna está experimentando cambios notables en cuanto al consumo.

Estos cambios afectan la demanda, la forma de consumo y la oferta. En las grandes ciudades, el atractivo de la propiedad individual del automóvil está disminuyendo. Muchos han tomado conciencia de este fenómeno: la movilidad también es posible con buenos transportes públicos. Sus usuarios se ahorran la tediosa búsqueda de estacionamiento y los atascos angustiantes. Ciudades como Copenhague o París ya han introducido regulaciones que limitan el uso del automóvil privado. Algunas personas compran ropa barata que se desgasta rápidamente y se orientan hacia un culto a la novedad (“lo importante es la novedad, lo importante es el cambio”).

Sin embargo, otra parte de la población aprecia la ropa mejor confeccionada y está dispuesta (y es suficientemente solvente) a pagar más por una prenda única que dure más tiempo y se mantenga presentable.

A pesar de la atención crítica generalizada hacia las prácticas de obsolescencia programada, aún no se ha formado un movimiento social capaz de llevar a cabo una campaña e intervenir. Esto no puede deberse a la magnitud del problema: “Si los consumidores no tuvieran que comprar constantemente nuevos productos porque los viejos se rompen demasiado pronto, les quedarían 100 mil millones de euros al año” (Süddeutsche.de, 20.3.2013). Ver el estudio completo de Kreiss 2014.

Consumo colaborativo

Internet facilita el compartir o intercambiar ropa. Un estudio encargado por el servicio de alquiler de viviendas privadas “Airbnb”, titulado “Alemania comparte”, indica que hace 10 años, el 12% de los alemanes ya practicaban el “consumo compartido”, en el sentido de una organización y un consumo comunes a través de Internet. En el grupo de 14 a 29 años, esta cifra alcanzaba incluso el 25%. La joven generación ha redescubierto las ventajas de una economía de compartir y las revitaliza gracias a la tecnología de Internet, “explica el profesor Harald Heinrichs de la Universidad Leuphana de Lüneburg, quien participó en el estudio” (Fiedler 2013).

Los portales de Internet no deben ser complicados. “Si, por ejemplo, recibo cada día una montaña de mensajes en el portal de vecindario nebenan.de y solo hay una o dos solicitudes concretas de compartir, pronto me cansaré”, explica el experto en consumo Carl Tillessen (citado por Vangelista 2023). Se necesitan reglas claras para saber quién tiene la razón en caso de disputa. “Los alemanes usan mucho menos las ofertas de la economía de compartir que en otros países. En los Países Bajos, son alrededor del 16%, en Gran Bretaña incluso el 30% y en Australia el 38%” (Vangelista 2023).

La economía de compartir también tiene sus desventajas. Por ejemplo, los miembros de una vivienda compartida pueden reducir sus costos al no alquilar una habitación a otros miembros, sino a un precio más alto a turistas u otros huéspedes de corta duración. La oferta de coches que se pueden tomar prestados fácilmente facilita el uso del coche como medio de transporte, aumenta su uso y reduce al mismo tiempo el número de vehículos.

La relación entre trabajo y consumo y entre productores y consumidores

Algo cambia en la sociedad cuando los consumidores se dan cuenta de lo que está ocurriendo: el trabajo en las fábricas y supermercados para la producción y venta de bienes de consumo actualmente a menudo no es atractivo para los trabajadores. Dejamos de lado aquí las posibles transformaciones del trabajo en otras condiciones sociales, que aumentarían la calidad del tiempo de trabajo como tiempo de vida (ver Creydt 2021). En una sociedad del buen vivir a la que se aspira, los consumidores pedirían menos productos, no solo por razones ecológicas, sino también porque son conscientes de las consecuencias muy negativas del trabajo poco atractivo para los trabajadores.

La actitud cambiaría. Establecería una relación entre el placer que tengo al consumir el producto y lo que hago sufrir a otros al consumirlo. Así, una división central que reina en la sociedad burguesa de economía de mercado se reduciría considerablemente. La indiferencia entre el individuo como consumidor y como trabajador no representa solo una relación entre diferentes individuos. Se trata, para empezar, de una relación dentro de un mismo individuo, cuando este está involucrado tanto en el trabajo como en el consumo.

Otra evolución también contribuye a cambiar la relación entre trabajo y consumo. Una parte de nuestros contemporáneos se da cuenta de que el tiempo libre, por agradable que sea, no puede compensar las privaciones y frustraciones, ni la falta de desarrollo humano que tiene lugar durante el tiempo de trabajo.

La relación social con los demás también se modifica mediante el consumo compartido. Cuando, en un edificio, los vecinos comparten ciertas herramientas o frecuentan los puntos de préstamo correspondientes, no solo ahorran dinero, sino que también entran en contacto entre sí de manera diferente. Y el individualismo de la propiedad, con el que cada uno se constituye un pequeño reino costoso de propiedad privada y lo protege celosamente de sus vecinos, disminuye. Ciertamente, la gestión común de bienes comunes requiere reglas colectivas y sanciones en caso de infracción.

Pero sobre todo se necesita un cambio de mentalidad. Las ventajas de la disponibilidad privada se ponen en relación con el “coste” material e inmaterial de un trabajo poco atractivo. Este será necesario en una medida absurda mientras cada hogar piense que debe adquirir de manera privada aparatos y máquinas que también permanecen inutilizados el 95% del tiempo en el apartamento o edificio vecino. En los hogares estadounidenses, el taladro alcanza 14 minutos de actividad durante su “vida útil”.

El trabajo poco atractivo para los trabajadores, así como las relaciones sociales de competencia, celos, comparación de estatus entre el alto y el bajo y de aislamiento mutuo son pesados y nocivos. Querer olvidar individualmente esta miseria mediante un consumo sobrecompensador y un tiempo libre atractivo se parece a la tira cómica de Münchhausen que consiste en sacarse del pantano por sus propios medios [Nota del traductor: alusión a la historia del Barón Münchhausen sacándose de la ciénaga tirándose del cabello].

En la medida en que uno toma conciencia de esto, la consciencia de lo que es importante en la vida también evoluciona. La necesidad de valorar continuamente otras novedades, de convertirse en esclavo de los eventos y de necesitar estímulos cada vez más fuertes disminuye.

Una pregunta muy controvertida en el debate sobre las alternativas a la sociedad burguesa moderna con una economía capitalista es la siguiente: ¿qué lugar deberían o deben tener los mercados en esta sociedad? Unos dicen que la economía de mercado es inevitable como mecanismo de regulación. Otros llaman la atención sobre las “fallas del mercado” y sobre el balance psicosocial de los mercados: Enseñan la competencia, la indiferencia entre consumidores y productores y la ocultación de lo que no puede ser evaluado. Sin discutir directamente esta controversia aquí, la abordamos indirectamente: si los bienes se comparten, la demanda de estos bienes disminuye y, por lo tanto, la relevancia de los mercados. Las decisiones sobre los bienes comunes se toman en común o públicamente.

Esto requiere una economía en la que los empleos dependan de la creación de algo socialmente significativo. En la economía capitalista, se desprende de los valores de uso producidos que cada vez se producen más solo para usar el capital. Los productores se encuentran entonces en una identidad perversa de intereses con el capital en la medida en que una reestructuración sensata del consumo y el trabajo hace innecesarios muchos empleos existentes. El desempleo solo surge bajo el dominio de los criterios capitalistas de riqueza.

El culto a la cocina privada y los restaurantes gastronómicos subvencionados por el sector público

La alimentación es una cuestión de considerable magnitud e importancia, tanto para la demanda de bienes de consumo como para el alcance de los mercados en la sociedad. Al mismo tiempo, es un tema que plantea preguntas sobre los estilos de vida individuales. Por lo tanto, los puntos de vista son controvertidos.

Es innegable que el hecho de que muchos alemanes consuman comida rápida, recalienten platos preparados altamente procesados y, por lo tanto, nocivos para la salud, y que presten poca atención a la calidad de su alimentación plantea problemas. Pero también se puede exagerar en lo que respecta a la preparación de alimentos.

Uno de los motivos es la autopromoción: “Al menos aquí, puedo hacer algo bueno para mí mismo y no me dejaré privar de eso”. Los programas culinarios desde la década de 1970 y el culto al cuidado personal han dado a la cocina un significado artificial. Ahora constituye un subconjunto de la subjetivación de la vida. Según este principio, cada persona debe ser no solo un self-made-man económico, sino también el forjador de su propia felicidad. La cocina se considera una acción que simboliza el hecho de ser el propio maestro de su bienestar físico.

Para muchos, la cocina se ha convertido en el dominio ultra compensatorio de los conocedores y expertos. Las personas que disponen del dinero necesario invierten gustosamente mucho en las cocinas. Se encuentra un equipo desproporcionado en relación con el círculo de personas que se benefician de la cocina. Los utensilios deben obedecer a las exigencias de los chefs con estrellas Michelin.

La cocina se convierte entonces en un símbolo de estatus social. “La cocina es el nuevo coche. Esto lo escribe el ‘WirtschaftsWoche‛, lo constatan quienes determinan las tendencias y las revistas de decoración de interiores. Y la industria alemana de la cocina se alegra. De hecho, está registrando un crecimiento del 30 por ciento, principalmente en el segmento de equipos de alta gama. […] Como símbolo de estatus social, la cocina ha reemplazado al automóvil desde hace algún tiempo.

El nivel de gusto, estilo y arte de vivir deben ser celebrados cuando se invita a alguien a degustar platos exquisitos o a maravillarse con ellos: «Colibrí frito acompañado con una mousse de ortigas» (Rutschky 1987, 169) y, de postre, chinche batida en aspic. La burguesía ha transformado todo lo sagrado en algo profano. Pero quien comienza a atribuir la dignidad de lo sagrado a lo profano cae en aberraciones y confunde la atención prestada con la medida del valor.

Muchos se sienten estresados por la necesidad de preparar una comida caliente para su pareja o sus hijos. A diferencia de la cocina de los entusiastas aficionados, la cocina privada no suele ser el resultado de una preferencia individual, sino más bien de una situación de necesidad y escasez que domina actualmente: ir al restaurante es demasiado caro. Las buenas cantinas son raras. Si la oferta evoluciona en la dirección correcta, muchos quizás no insistan en cocinar en privado. Otras personas, que realmente lo desean, podrán dedicarse a su afición.

La desproporción entre los alimentos producidos a gran escala y la transformación de los productos para la alimentación en las cocinas privadas no podría ser mayor. Una comparación con otros bienes de consumo lo ilustra bien: casi nadie tiene la idea de comprar los materiales necesarios para confeccionar sus propios zapatos.

Muchos consideran que su propia cocina demuestra su competencia y da sentido a sus vidas. No solo ven su utilidad funcional, sino que consideran que la cocina es parte de su cultura personal. Al mismo tiempo, esta perspectiva legítima debe ponerse en relación con lo que supone la cocina privada. No solo consume recursos en exceso.

La cultura de la comida caliente privada, dominante en la sociedad burguesa, conlleva una serie de consecuencias problemáticas. Cocinar en un pequeño hogar no solo exige una inversión de trabajo elevada para toda la sociedad en comparación con la preparación de comidas en un restaurante. Si existieran restaurantes gastronómicos baratos y de calidad, subvencionados por la sociedad, cerca de las viviendas, habría que comprar muchos menos alimentos en las tiendas.

No solo se reduciría el esfuerzo de los consumidores para hacer sus compras, sino también la magnitud de las actividades poco atractivas en los supermercados. Los esfuerzos de los proveedores para empaquetar los alimentos en pequeñas cantidades cada vez, para que sean transportados y almacenados individualmente, disminuirían masivamente. (Cf. tres últimos párrafos de las reflexiones de Ulf Petersen). La reducción del trabajo en la industria del embalaje que resultaría sería bienvenida, no solo por motivos ecológicos, sino también para reducir trabajos poco atractivos.

Superar la familia nuclear
Sin duda, la transferencia de la cocina del hogar al restaurante modificaría la cultura de la esfera privada. También hay otras razones que abogan por tal transformación:

Para superar la estrechez de la familia nuclear (cf. Creydt 2023), son útiles las «redes de parientes amistosos o de amigos familiares» (Steckner 2018, 105). Más allá de la familia nuclear, se trata de crear «otras formas de presencia unos para otros» (ibid., 104). Esto no puede lograrse únicamente si uno hace todo por sí mismo. «Para que la vida cotidiana familiar no siga siendo un asunto de brujería privada, también se necesitan lugares comunales donde el trabajo doméstico y el cuidado de los niños puedan realizarse en conjunto: […] casas de niños en las que los adultos estén presentes solo para garantizar la seguridad, tardes de lectura con abuelos voluntarios robustos, estaciones de cuidado donde las familias reciban apoyo en el mantenimiento y cuidado de familiares ancianos o enfermos […], más buenas cocinas populares. […] Cada uno necesita retirarse de vez en cuando. Pero, ¿realmente cada hogar individual necesita una lavadora?» (Ibid.).

Las formas de vivienda que fomentan el vecindario pueden contribuir a superar la estrechez del entorno familiar de los niños y los padres. Es necesario fomentar y desarrollar las redes sociales que conciernen a la educación y el cuidado de los niños. Las formas de vivienda apropiadas también ayudan a reducir el aislamiento de las «familias monoparentales» y de las personas que viven solas, así como la falta de contacto de las personas sin hijos con los niños. «Desde hace algún tiempo, ciertamente se han visto ejemplos de ‘vivienda agrupada’ en forma de urbanizaciones comunitarias o comunidades de casas que duran más que las comunidades de vivienda temporales. El hecho de que no se hayan impuesto de manera más amplia se debe en parte a un derecho cooperativo insuficientemente desarrollado, pero sobre todo a las relaciones de propiedad existentes».

Cuando no es posible disponer en común del suelo, los edificios y las viviendas, «las nuevas estructuras de vivienda solo son realizables de manera limitada. Y para los propietarios inmobiliarios, las instalaciones con superficies o espacios comunes son menos rentables que las viviendas tradicionales o los apartamentos de lujo» (Meier-Seethaler 1998, 384 sq.). Todos estos procesos reducen la necesidad subjetiva de querer «permanecer con uno mismo» en la familia nuclear.

El culto a la vivienda unifamiliar y al piso

Desde el punto de vista ecológico, el aumento de la superficie habitable por persona plantea un enorme problema. Las fuertes reservas que suscita la vivienda unifamiliar se derivan de la crítica a la expansión urbana, al hecho de que cada vez se sella más terreno y a la absurda proporción entre superficie habitable y paredes exteriores en una vivienda unifamiliar aislada. Pero también en este caso la perspectiva es diferente. No se juzga algo únicamente en función de si fomenta o dificulta unas condiciones de vida ecológicas más o menos adecuadas.

En primer lugar, un enfoque diferente mostraría que la construcción de grandes bloques de apartamentos requiere menos obras antiestéticas que la construcción de muchas viviendas unifamiliares pequeñas. En segundo lugar, la propia cuestión de la calidad de vida también es especialmente relevante en este caso. La distinción forma parte de la competencia en la sociedad burguesa. Es una forma de demostrar a los demás, y a uno mismo, que se puede llevar una vida de éxito como individuo aislado, a pesar de todas las adversidades supuestamente «externas» o sociales.

Muchas personas, como conocedores, bon vivants o artistas de la vida, quieren subjetivamente sentirse o comportarse como si fueran tan ricos que la objetividad social es secundaria en su horizonte de atención. El culto a la casa individual (véase Bourdieu 1999) o a la vivienda privada también forma parte de esta concepción. Mucha gente se desvive por hacer de su hogar una obra de arte total y personalísima.

Por el contrario, los bloques de pisos comunales vieneses de los años veinte solían tener pisos pequeños con grandes superficies reservadas al uso de todos los habitantes. Hoy en día, ante la quiebra de las instituciones públicas, mucha gente no tiene ni idea de cómo unas formas de vivienda más colectivas podrían mejorar la calidad de vida.

Actualmente, muchos abogan por reducir la cantidad de productos y de trabajo por razones ecológicas. La sociedad se ve entonces sólo como una condición externa. Las estructuras sociales deben diseñarse de forma que no dañen irreversiblemente las condiciones naturales de la vida humana. La temperatura media no debe seguir subiendo, el agua no debe escasear, el estiércol no debe envenenar el medio ambiente a gran escala y la luz solar sin filtrar no debe fomentar el cáncer de piel.

Es absolutamente esencial comprometerse en este sentido. Sin embargo, los movimientos de prevención de catástrofes en cuestión sólo abordan la cuestión de la calidad de la propia sociedad de manera instrumental. Sólo se la considera un factor relevante o funcional para otra cosa: el mantenimiento de unas condiciones climáticas más o menos favorables para la vida humana. Otra cosa es cuando la cuestión es: ¿en qué tipo de sociedad queremos vivir?

Conclusión

La liberación de los bienes de consumo, la cocina y la crianza de los hijos de la forma privada es un subconjunto de una transformación más amplia: el cambio en las relaciones sociales y las relaciones sociales.

Los bienes de consumo, la cocina y la crianza de los hijos son temas en torno a los cuales pueden formarse nuevas relaciones entre las personas y establecerse prácticas sociales más colectivas. Esto refuerza las asociaciones de las personas y las emancipa de su aislamiento y su sumisión a los procesos anónimos del mercado. El objetivo es resocializar la sociedad, es decir, crear más socialidad en su seno, formas de vida prosociales más conscientemente diseñadas.

En la medida en que las estructuras y las instituciones lo hacen posible y lo promueven, la sociedad se convierte en algo que hace algo más que simplemente proporcionar las condiciones para que los individuos vivan. Al contrario, los individuos consideran que su sociabilidad es esencial para su propia calidad de vida. Esto significa configurar la sociedad de tal manera que las personas no cedan su organización a procesos de mercado que se empoderan en contra de la población.

 

Meinhard Creydt

 

Referencias :

Bourdieu, Pierre 1999 : Der Einzige und sein Eigenheim. Hamburg [Bourdieu, Pierre 1999 : La personne seule et sa propre maison. Hambourg]

Creydt, Meinhard 2021 : Produktionstechnik vom Standpunkt der Arbeitenden. In: Telepolis, 11.9.2021 www.meinhard-creydt.de/archives/1247  [Creydt, Meinhard 2021 : La technologie de production du point de vue des ouvriers. Dans : Telepolis, 11 septembre 2021 www.meinhard-creydt.de/archives/1247]

Creydt, Meinhard 2023: Die not-wendige Veränderung der Care-Tätigkeiten sowie der Kleinfamilie. In: Junge Welt, 1.12. 23 www.meinhard-creydt.de/archives/1710  [Creydt, Meinhard 2023 : Le changement nécessaire dans les activités de soins et la famille nucléaire. Dans : Young World, 1er décembre. 23 www.meinhard-creydt.de/archives/1710]

Fiedler, Maria 2013: Leihen statt kaufen. In: Der Tagesspiegel, 23.2. 2013, S. 32  [Fiedler, Maria 2013 : Emprunter au lieu d’acheter. Dans : Der Tagesspiegel, 23 février. 2013, p.32]

Kreiss, Christian 2014: Geplanter Verschleiss. Berlin  [Kreiss, Christian 2014 : Usure prévue. Berlin]

Meier-Seethaler, Carola 1998: Gefühl und Urteilskraft. München.  [Meier-Seethaler, Carola 1998 : Sentiment et jugement. Munich]

Steckner, Anne 2018: Liebe, Ex und Zärtlichkeit. Familie von links erobern. In: Luxemburg, H. 2. Berlin.  [Steckner, Anne 2018 : Amour, ex et tendresse. Conquérir la famille de gauche. Dans : Luxembourg, H. 2. Berlin]

Rutschky, Michael 1987: Postmoderne. In: Derselbe: Was man zum Leben wissen muss. Zürich.  [Rutschky, Michael 1987 : Postmodernisme. Dans : Idem : Ce qu’il faut savoir pour vivre. Zurich]

Vangelista, Antonia 2023: Keine Lust aufs Teilen. In: Frankf. Allgem. Sonntagszeitung 12.2.2023, Nr. 6, S. 29.  [Vangelista, Antonia 2023 : Je n’ai pas envie de partager. Dans : Frankf. Général Journal du dimanche 12 février 2023, n°6, p.29]

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias