martes 23 de julio de 2024 - Edición Nº2057

Derechos Humanos | 18 jun 2024

Contrarrestar el discurso de Odio.

18 de junio – Día Internacional para Contrarrestar el Discurso de Odio

En julio de 2021, la Asamblea General de la Naciones Unidas proclamó el 18 de junio como Día Para Contrarrestar el Discurso de Odio. La resolución llama a todos los actores relevantes a aumentar sus esfuerzos para abordar los discursos de odio, de conformidad con el derecho internacional de los derechos humanos. Mostró su preocupación por “la propagación y proliferación exponenciales del discurso de odio” en todo el mundo y adoptó una resolución para “promover el diálogo y la tolerancia interreligiosos e interculturales para contrarrestarlo”.


Por: Instituto de Políticas Públicas en DDHH. MERCOSUR.

En julio de 2021, la Asamblea General de la Naciones Unidas proclamó el 18 de junio como Día Para Contrarrestar el Discurso de Odio. La resolución llama a todos los actores relevantes a aumentar sus esfuerzos para abordar los discursos de odio, de conformidad con el derecho internacional de los derechos humanos. Mostró su preocupación por “la propagación y proliferación exponenciales del discurso de odio” en todo el mundo y adoptó una resolución para “promover el diálogo y la tolerancia interreligiosos e interculturales para contrarrestarlo”.

En mayo de 2023, en el marco de la XLI Reunión de la Reunión de Altas Autoridades sobre Derechos Humanos (RAADH), las Altas Autoridades sobre Derechos Humanos del MERCOSUR realizaron una “Declaración por una Cultura de Paz y democrática para contrarrestar las expresiones y los discursos de odio”, al mismo tiempo se crea un Grupo de Trabajo ad hoc para seguimiento del tema. En noviembre de 2023, en la XLII RAADH, las Altas Autoridades mandataron al IPPDH la compilación de experiencias para combatir los discursos de odio en los Estados Partes y Asociados.

En diciembre de 2023, en ocasión de la LXIII Cumbre de Presidentes del MERCOSUR, los Presidentes de los Estados Partes del MERCOSUR, y las Altas Autoridades de los Estados Asociados realizaron una Declaración Especial sobre Democracia y la Integridad de la Información en Entornos Digitales, donde reafirmaron la importancia de la cooperación internacional para enfrentar los desafíos de la desinformación y de los discursos de odios en entornos digitales y de comprometieron a compartir buenas prácticas e informaciones “buscando la construcción de entornos digitales seguros y confiables y la reducción de las brechas digitales, en línea con los valores democráticos”.

Los discursos de odio promueven la discriminación, estigmatización y la violencia contra las personas históricamente discriminadas. Desde el IPPDH ratificamos nuestro compromiso de apoyar técnicamente a los Estados Partes y Asociados del MERCOSUR en sus esfuerzos para promover, crear e implementar políticas públicas con enfoque de derechos humanos para contrarrestar las expresiones y discursos de odio.

DECLARACIÓN POR UNA CULTURA DE PAZ Y DEMOCRÁTICA, PARA CONTRARRESTAR LAS EXPRESIONES Y DISCURSOS DE ODIO

Las Altas Autoridades en Derechos Humanos y Cancillerías del MERCOSUR y Estados Asociados, reunidas en Buenos Aires, el día 12 de mayo de 2023, en ocasión de la XLI Reunión de Altas Autoridades en Derechos Humanos del MERCOSUR y Estados Asociados (RAADH), 

Reafirmando el compromiso asumido en virtud de la Carta de las Naciones Unidas de promover y alentar el respeto universal y la observancia de los derechos humanos y las libertades fundamentales sin hacer distinción por motivos, de raza, religión o creencias, entre otros.

Reconociendo que la plena vigencia de las instituciones democráticas y el respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales son condiciones esenciales para la integración de nuestros países.

Resaltando el artículo 13.5 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos que establece que: Estará prohibida por la ley toda propaganda en favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión, idioma u origen nacional.

Recordando el artículo 4° de la Convención Internacional sobre Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial y el artículo 20 inciso 2 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que prohíben toda apología del odio nacional, racial o religioso que constituya incitación a la discriminación, la hostilidad o la violencia.  

Reconociendo el papel positivo que el ejercicio del derecho a la libertad de opinión y expresión y el pleno respeto a la libertad de investigar, recibir y difundir informaciones pueden desempeñar para fortalecer la democracia y combatir todo tipo de intolerancia.

Reafirmando que el ejercicio de la libertad de expresión entraña deberes y responsabilidades, de conformidad con el artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Expresando que todos los actos de discurso de odio, que socavan el respeto de la diversidad, constituyen una grave preocupación común para nuestra región por cuanto dichos discursos y las expresiones de odio pueden derivar en la incitación a la discriminación, la hostilidad y distintas formas de violencia, incluidas las formas de violencia extrema.

Resaltando que los discursos de odio deshumanizan y estigmatizan a las personas en situación de vulnerabilidad y/o históricamente discriminadas.

Considerando que es necesario el abordaje de las causas profundas y acciones concretas especialmente orientadas a la educación, cultura de paz y derechos humanos para fortalecer la sana convivencia democrática.

Reconociendo que los discursos y expresiones de odio y sus consecuencias impactan en la vida de las personas y debilitan las instituciones democráticas, las Altas Autoridades en Derechos Humanos y Cancillerías del MERCOSUR y Estados Asociados, 

DECLARAN QUE:

1. Condenan las expresiones vertidas en medios de comunicación y en redes sociales que, con intencionalidad, exponen negativamente a las personas y grupos en situación de vulnerabilidad y/o históricamente discriminados, y/o por su opinión política, en aquellos contextos nacionales donde puedan darse, conduciendo también a su estigmatización y discriminación.

2. Condenan el racismo, la xenofobia y todas las formas de opresión, que se apoyan en la circulación de discursos y expresiones de odio.

3. Impulsan investigaciones y recopilaciones de datos, en particular sobre las causas profundas, los factores y las condiciones, que propician los discursos de odio.

4. Promueven medidas para garantizar la protección y promoción de los derechos humanos de las personas que habitan sus territorios mediante acciones de prevención y de tratamiento para el abordaje de éstas y todas otras formas de discriminación, así también como fomentar todo tipo de responsabilidad ulterior.

5. Toman medidas concretas para evitar la discriminación y propagación de discursos de odio, en contra de personas o grupos en situación de vulnerabilidad y/o históricamente discriminados, adoptando las medidas para su protección.

6. Fortalecen las políticas públicas para evitar que, a causa de las expresiones y discursos de odio, se profundicen las desigualdades preexistentes, en especial cuando se dirigen a personas y grupos en situación de vulnerabilidad y/o históricamente discriminados. 

7. Toda política pública con enfoque de derechos humanos para la prevención y atención de sus problemas se beneficiará del fortalecimiento de los esquemas de colaboración entre los Estados para un abordaje integral, amplio y multidisciplinario; 8. Urge afianzar los mecanismos de cooperación regional entre los Estados Parte del MERCOSUR y Estados Asociados.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias