martes 23 de julio de 2024 - Edición Nº2057

Actualidad | 26 jun 2024

LA EDUCACIÓN EMOCIONAL EN EL HOGAR Y LA ESCUE

Educación Emocional: Cómo sobrellevar las crisis emocionales de los hijos y alumnos. Los adultos también necesitan ayuda.

Recientemente, alarmantes noticias de violencia que afectan a estudiantes, niños y jóvenes, han sacudido socialmente a nuestro país. Día a día, se vuelve más urgente instalar mecanismos de educación emocional y salud mental, que ayuden a las familias y a los educadores a sobrellevar las situaciones de crisis y de violencia en niños y jóvenes.


Por: Nancy Ocampos.

Karina Hugo. - Creta - Editoria

Recientemente, alarmantes noticias de violencia que afectan a estudiantes, niños y jóvenes, han sacudido socialmente a nuestro país. Día a día, se vuelve más urgente instalar mecanismos de educación emocional y salud mental, que ayuden a las familias y a los educadores a sobrellevar las situaciones de crisis y de violencia en niños y jóvenes.

Es ante esto que la Lic. Karina Hugo, especialista en educación, buscando aportar para que los niños, docentes y padres, tengan en cuenta esta nueva forma de educación socioemocional, presenta nuevos materiales educativos sobre LA IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN EMOCIONAL EN EL HOGAR Y LA ESCUELA. Será durante la Feria Internacional del Libro a realizarse el 29 de junio a las 19:00 Hs. en la sala Humberto Rubín.

Las experiencias de crisis, suscitadas en la familia y en la escuela, afectan a todas las personas del entorno. El daño emocional que implican, en ocasiones puede ser incluso más devastador para el adulto, que para el protagonista de la crisis.

Es el adulto a cargo, el que debe cuidar de su salud emocional, para poder asistir al niño, al joven, o al adolescente en crisis.

Quienes vivimos situaciones apremiantes que afectan nuestras emociones, sumado a presiones financieras, pérdidas recientes, caos en la empresa u otros, no contamos con las herramientas suficientes para asistir emocionalmente a un niño o un joven en crisis.

Los niños, las personas mayores, las personas con necesidades funcionales o de acceso y las personas sometidas a altos grados de estrés familiar o social, están especialmente en riesgo. Los niños pueden tener miedo, y al principio algunas personas mayores pueden parecer desorientadas. Las personas adultas, ante estos escenarios de crisis, son las que pueden necesitar más ayuda.

¿Qué hacer ante tal situación?

Lo principal es la educación emocional, que ayuda a normalizar la búsqueda de asesoramiento psicológico para casos de crisis.

Es normal estar preocupado por la propia seguridad y la de la familia y amigos cercanos. La tristeza profunda, el dolor y la ira son reacciones normales ante una situación anormal. Reconocer los sentimientos ayudará a recuperarse.

Concentrarse en sus fortalezas y capacidades lo ayudará a sanar.

 

Aceptar ayuda es saludable.

Todos, niños, jóvenes y adultos, tenemos diferentes necesidades y diferentes maneras de sobrellevar la situación. Los niños y las personas mayores son la principal preocupación.

Por ello, todos, niños, adolescentes, jóvenes y adultos, debemos conocer los primeros auxilios ante una crisis emocional:

Por ejemplo, cuando los jóvenes y/o los adultos presentan los siguientes signos, es posible que necesiten ayuda para el manejo del estrés: Dificultad para comunicar sus pensamientos. Dificultad para dormir, Aumento del consumo de drogas o alcohol, Mal desempeño laboral, Dolores de cabeza o problemas estomacales, Reticencia a dejar el hogar, Depresión, tristeza.

Hablar sobre las emociones, conocerlas, nombrarlas, identificarlas, debe ser parte de la educación de todos, empezando por nuestros hijos, de modo a evitar llegar al umbral de una crisis emocional que afectará a todo el ecosistema familiar y social.

Las emociones son inevitables, no podemos culparnos por ellas, ya que no son buenas ni malas, casi siempre fracasamos en la gestión de las mismas y más aún, cuando como adultos, no estamos suficientemente preparados para asistir a un hijo/a, alumno/a ante una crisis emocional.  

Tomar medidas para fomentar nuestra propia salud emocional y física es la primera ayuda que podemos brindar a nuestros niños, así como propiciar para ellos una educación emocional que les brinde las herramientas futuras para su bienestar general, en su tiempo de adultez.

Más información en las redes sociales de Karina Hugo y Creta - Editorial, Formación y Certificación.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias